“Flourish. To grow or develop in a healthy or vigorous way, especially as the result of a particularly favorable environment.

Siempre me he identificado montones con la palabra achiever y productiva. Cada proceso intento hacerlo lo más eficiente posible y me gusta trabajar a un paso rápido. Pero a veces ir a este paso puede drenarnos física, emocional y hasta creativamente.

Como he compartido en el blog, este año tuve la oportunidad de terminar mi carrera y sacar mi licenciatura y este fue un proceso en el que me entregué completamente a mi proyecto.  Sin embargo el haber terminado con tanta intensidad y pasar de no tener casi ni tiempo para respirar a tener demasiado tiempo libre hizo que mis niveles de productividad pasaran de 100 a 0 en cuestión de días.

Y así mismo empezaron sentimientos como frustración, ansiedad y culpa, a salir a luz. Ya que siempre he asociado mi productividad como parte de mi self-worth (lo cual está super mal) y ahora que ya no estaba realmente no entendía de donde venían estos sentimientos tan fuertes.

He hablado con amigas, familia y hasta mi psicóloga de lo que he estado sintiendo y después de investigar un poco me di cuenta que estoy en un proceso de “transición”. Esto sucede a la hora de terminar una gran etapa en la vida ya sea terminar una carrera, renunciar a un trabajo o hasta emprender un negocio. Las transiciones son naturales y nos preparan para aceptar que una etapa de nuestra vida terminó y otra comienza.

Por esto mismo vengo a contarles mi experiencia y un par de tips que me han ayudado a alivianar los sentimientos de preocupación por si alguna está pasando por una etapa similar.

1. Choose your words wisely 

La frustración puede ser uno de los sentimientos más fuertes a la hora de estar en transición. Por eso es tan importante utilizar la palabras correctas a la hora de definir qué es lo que realmente estamos sintiendo.

Mi querida amiga Dani de Quiere Como Vives me comentaba la importancia de describir y utilizar las palabras para definir nuestras etapas de transición. Es completamente diferente decir “estoy en medio de la nada, no sé para dónde ir y no tengo idea de qué hacer ahora” a decir estoy tomándome mi tiempo para descubrir qué es lo que amo y cuál es mi próximo paso”.

¿Ven la diferencia? El momento en el que uno lo pone desde otra perspectiva lo logramos recibir de una manera completamente distinta. Entre menos carga negativa tengan las palabras que utilizamos más fácil va a ser lidiar con este tipo de situaciones.

2. Create your new routine

Tener una rutina nos ayuda a mantener un balance, a organizarnos mejor y a personas como yo nos ayuda a disminuir la ansiedad. Antes de terminar la carrera siempre me la pasaba deseando con tener más tiempo libre para poder hacer todos los proyectos e ideas que se me venían a la mente pero a la hora de tener demasiado tiempo libre mis ganas de trabajar e inspiración se fumigaron.

Lo que me lleva a mi segundo consejo, adoptar una rutina simple y lenta. En mi caso la adrenalina que me causaba tener muchísimos deadlines, no dormir y no comer bien terminó drenándome montones. Entonces necesitaba volver a tener una rutina pero mil mas lenta y tranquila para lograr ir acomodándome y agarrando el ritmo de nuevo.

Y de pronto fui poco a poco volviendo a hacer todas esas cosas que había querido hacer desde hace meses. Ir a reuniones con posibles clientes, salir con mis amigas, darle forma a nuevos proyectos e ideas.  Al ocupar mi tiempo empecé a sentir cómo mi creatividad y mis ganas de trabajar empezaron a reactivarse cada vez más.

3. Don’t judge yourself to hard 

Ajustarse al cambio es difícil y más cuando estábamos en una situación cómoda y cotidiana. Por eso es importante no perder la cabeza y juzgarnos demasiado. Sentir mucho es completamente normal y creo que realmente es parte del proceso. Hablar las cosas ayuda muchísimo, ya sea con una amiga, psicóloga o con quien uno se sienta cómoda. En el momento en el que uno pone esos sentimientos en palabras nos ayuda a contextualizar y hasta ver puntos de vista distintos al de nosotras.

Van a haber días complicados donde nada calza por supuesto pero sin duda alguna todo irá mejorando. Es cuestión de tener un poquito de paciencia y poco de fe.

 

4. Stop feeling sorry about yourself and get to work 

En estos procesos es súper importante mantener los pies en la tierra, la frustración nunca debe de consumirnos por completo. ¿Entonces qué hay que hacer? Give yourself a pity party and get back to work.

En mi caso yo juré que a la hora de volver de mi viaje a New York todo lo iba a tener resuelto, pensé que iba a tener todo planeado, que iba a estar sumamente inspirada y lista para volver a trabajar al mismo ritmo que antes pero fue exactamente lo opuesto.

Algo que me ayudó a salir de este estado de incertidumbre fue hacer una lista con todas mis metas. Siempre he tenido muy claro las cosas que me han gustado pero a la hora de verlas como metas a futuro las he sentido un poco distantes. Pero a la hora de descomponer todas las acciones que se necesitan para lograrlos las hace sentir mil mas cercanas y posibles de lograr.

Por ejemplo si una de esas metas es aplicar fuera del país por alguna internship. ¿Cuáles pasos serían los necesarios para hacerlo? (buscar toda la información, preparar el portafolio, etc). Tener todo esto por escrito nos ayuda a sentirlo como metas a corto o mediano plazo, lo cual nos permite ver todas estas metas como mini proyectos personales.

5. Relax, you will get through this

A veces estamos tan metidas en el caos y la incertidumbre de lo que va a pasar que no disfrutamos el proceso. No podemos pretender tener el control siempre (esto es algo que aprendí por las malas) pero sea lo que estemos sintiendo hay que darse la oportunidad y vivirlo plenamente. Eventualmente todo se va a solucionar y esa es la magia de la transición. De un pronto a otro todo se irá acomodando y llegará el momento en donde todo simplemente va a calzar de nuevo. Es importante darse el crédito necesario, darse cuenta de la fuerza que uno tiene y aprovechar este tiempo para descubrir cuál es el nuestro próximo paso.

Hace poco me encontré la definición de la palabra “flourish” y siento que lo más importante a la hora de enfrentarnos en una transición es verlo de tal manera que nos impulse y motive a florecer y ser la mejor versión de nosotras mismas.

Espero que les sirva estos tips y si alguna ha pasado por este tipo de situaciones no duden en escribirme y contarme qué les ha servido.

Un abrazote,
Ka

Karina

¡Hola! Mi nombre es Karina y soy la blogger, diseñadora y directora creativa detrás de Hopeful Outsiders. Para mí el blog es el lugar donde el lifestyle se une con la creatividad. Amo ir de brunch, las flores y el café.

RELATED POSTS

LEAVE A COMMENT